Muhammed Ali y 4 lecciones de Branding
Muhammed Ali y 4 lecciones de Branding
Para serlo tienes que creerlo, y si no lo eres, haz como si lo fueras.

Esta semana el legendario Ali nos ha dejado. Muhammad Ali, uno de los deportistas más completos de nuestra historia. Un hombre por encima del deporte, un símbolo, un icono. Una Marca.

Nacido como Cassius Klay en una América irreconocible, en la que el racismo y la secesión eran una realidad, tuvo que luchar para ser el primer hombre negro en representar a los Estados Unidos en unas olimpiadas.

Convertido al Islam, huyendo de una religión que permitía la discriminación de su piel, se convirtió así mismo en una Marca: Muhammed Ali, hoy para todos, hoy para siempre.

Un grande que nos ha dejado varias lecciones, de vida, y de Branding. Al fin y al cabo, como ya sabéis, la Marca es aquello que importa a los demás. Y Ali, llegó a importar a muchas.

Nos ha dejado unas 3 lecciones de Marca:

  1. Un Propósito, siempre
    Por encima de lo que hagamos, por encima de lo que nos dediquemos, por encima de nuestros productos y servicios, nuestra compañía tiene que tener un propósito que importe a lo demás. Una dirección para transcender en la vida de las personas.

    Ali no luchaba por títulos, ni por medallas, él quería ser relevante en la sociedad para poder cambiar el mundo desde esa posición. Nadie puede cambiar el mundo cuando nadie te escucha.
  2. Personalidad e Identidad
    Ser lo que quieres ser y mostrarlo al mundo. Las Marcas tienen que encontrar aquello que les hace únicas y transformarlo en su bandera principal, convirtiendo su identidad y su valor en esa dirección. Si lo eres pero no lo muestras, nadie lo sabrá.

    Hacerlo de forma diferencial, encontrando tu propia personalidad, te asegura poder contarlo de forma propietaria.

    Ali se dotó de una identidad propia. Se convirtió a otra religión, cambió su nombre y su estilo de vida. Se transformó en lo que quería ser, para poder ser lo que quería.
  3. La Marca sin producto no es Marca
    La necesidad de tener una ventaja competitiva es la necesidad de poder hacer sobrevivir a tu Marca. La conexión entre Marca y producto es necesaria para poder ser relevantes en las necesidades de nuestras audiencias.

    ¿Habría podido Ali influir en la sociedad de la época sin sus victorias? ¿sin sus puños poderosos?
  4. No dejes de creer
    Y la tremenda lección de vida, tanto para nosotros como para las Marcas. No importa el tamaño, no importa donde nazcas, ni los recursos de los que dispongas. Si trabajas, haces las cosas como debes, te esfuerzas, crees y visualizas dónde quieres estar, se puede.

    El tamaño de una Marca, el tamaño de una persona, no lo define su condición, sino su corazón.
Aprendizajes muy sencillos pero vitales, tanto para tu vida, como para tu Marca. Hay personas que han cambiado nuestro mundo, y Marcas que lo cambiarán.

En fin, imposible is nothing.

Branzai